¿Qué infraestructura digital se necesita en México para la inteligencia artificial?

En 2022, la inteligencia artificial (IA) era una más de las tecnologías digitales que prometían cambiar al mundo. Un chatbot al que le pudieras preguntar cualquier cosa y que te contestara en un lenguaje natural, como si estuvieras conversando con una persona, era una aplicación de ciencia ficción. Además, ¿para qué serviría una aplicación como esta? Para muchas personas, un chatbot inteligente era considerado como irrelevante e innecesario: los futuristas y “tecno-entusiastas” haciendo de las suyas. 

En noviembre de ese año, ChatGPT causó revuelo y se convirtió en poco tiempo en una de las aplicaciones más utilizadas a nivel global. En 2023, ChatGPT y otras aplicaciones de IA de grandes modelos de lenguaje (LLM, por sus siglas en inglés) revolucionaron el mundo digital. La IA se convirtió en la tecnología digital más cotizada y hoy se habla de todos los empleos que serán reemplazados por esta tecnología. 

Las aplicaciones de “ciencia ficción”, ya son una realidad. Por ejemplo, los autos autónomos se pueden ver circulando en ciudades de China, Estados Unidos o Japón. En unos años estos autos transportarán personas y mercancías de manera segura, optimizando rutas para evitar tráfico y reducir tiempos de traslado. A través de inteligencia artificial (IA), estos autos “saben” que deben frenar cuando un semáforo está en rojo o cuando un niño cruza a media calle. Pero esta IA necesita de infraestructura digital robusta para poder conducir el auto. En milésimas de segundo, el auto debe enviar lo que “ve” a un centro de datos que procesa esta información y responde, a través de una red 5G de alta velocidad y baja latencia, con la acción que se debe tomar. La diferencia entre tener o no acceso a infraestructura adecuada de procesamiento de datos y conectividad puede ser fatal, por lo que podemos asegurar que sin infraestructura digital, no hay inteligencia artificial disruptiva.

La IA requiere de un ecosistema digital

Como la mayoría de las tecnologías disruptivas de la era digital, el desarrollo de IA en México requiere de un ecosistema digital robusto para ser relevante. Es decir, requiere que:

  • Las personas cuenten con habilidades digitales suficientes para aprovechar sus beneficios, utilizarla de manera segura y ética, y conocer sus riesgos y limitaciones
  • Que exista una base amplia de la población que tenga los conocimientos necesarios para crear soluciones basadas en esta tecnología
  • Que la sociedad, en su más amplio sentido (academia, industria, gobierno y ciudadanos), muestre una mentalidad innovadora y se atreva a experimentar nuevas soluciones a partir de esta tecnología, guiados por un marco normativo que impulse la innovación y brinde seguridad
  • Que todo el territorio nacional cuente con acceso a infraestructura digital de calidad (de conectividad y de generación, almacenamiento, procesamiento de datos)

Recientemente, las discusiones sobre inteligencia artificial se han centrado en las acciones públicas y privadas, así como las regulaciones necesarias, para impulsar las habilidades digitales y la innovación, con un enfoque ético. Además, en México y el mundo se está discutiendo cómo mitigar los riesgos a la privacidad y la seguridad de las personas y las instituciones. Sin embargo, no podemos dejar de lado que la IA forma parte del ecosistema digital y, por lo tanto, requiere de infraestructura digital para ser competitiva frente a los desarrollos que se llevan a cabo en otros lugares del mundo.

¿Qué necesita la IA para desarrollarse en México?

Para hacer más clara esta necesidad, a continuación se muestran tres ejemplos de cómo, sin infraestructura digital, la inteligencia artificial que desarrollemos no será capaz de mantener las ventajas que hoy tiene México, aprovechar las oportunidades para el desarrollo y enfrentar los retos del futuro. 

  1. Agricultura de precisión

El sector agroindustrial en México es uno de los sectores más digitalizados del país. Esto puede ayudarnos a explicar por qué México es uno de los principales productores y exportadores de aguacate, tomate y moras. La IA será fundamental para mantener la competitividad del campo mexicano y que el guacamole que se prepara cada año en el Super Bowl, siga siendo elaborado con aguacates mexicanos. 

El cambio climático cambiará las condiciones de los suelos y las temporadas de lluvias. Las poderosas herramientas de IA podrán anticipar y mitigar estos riesgos si cuentan con datos e infraestructura digital que les permita obtener y procesar, en tiempo real, información. En algunas fincas aguacateras de Michoacán ya se observan drones que evalúan la salud de estos árboles. La infraestructura digital será indispensable para que los datos recabados por drones y sensores sean transmitidos y analizados por IA y así se detecten plagas, problemas de riego u otras condiciones que afecten a la agroindustria. 

  1. Nearshoring y Manufactura 4.0

Se habla de que México tiene una oportunidad histórica gracias al nearshoring o relocalización cercana. Debido al fenómeno del nearshoring, cientos de plantas podrían instalarse en México y formar parte de la cadena de suministros para América del Norte y el resto del mundo. ¿Qué necesitamos para hacer esto realidad? La solución no es nueva, necesitamos una población capacitada, infraestructura de agua, infraestructura eléctrica e infraestructura de transporte. 

La manufactura 4.0 requiere, además, de un ecosistema digital robusto: trabajadores calificados que puedan supervisar y reparar el software y hardware en estas instalaciones automatizadas e infraestructura digital que permita el procesamiento de grandes cantidades de datos en tiempo real. La infraestructura digital permite que los trabajadores y la IA de estas fábricas sugieran cómo hacer más eficientes las líneas de producción, identifiquen en tiempo real qué piezas están siendo fabricadas con defectos y cuáles rutas son óptimas, en términos de tiempos y costos, para planear la logística de entregas nacionales o de exportación. 

  1. Prevención de desastres naturales

Hace unas semanas fuimos testigos de cómo una tormenta tropical se convirtió en un huracán categoría 5 en menos de 24 horas, la segunda intensificación más veloz de la que se tenga registro en el Pacífico. Sabemos que estos fenómenos serán cada vez más frecuentes debido al cambio climático. A partir de los datos que obtengamos de sensores, la IA nos ayudará a actualizar los modelos predictivos con los que hoy contamos y emitir alertas tempranas de manera automática a todos aquellos que se encuentren en una zona de riesgo. Otra vez, los centros de datos y servicios de telecomunicaciones serán vitales para que la IA obtenga información en tiempo real, la procese y genere de manera automática alertas que podrán salvar miles de vidas. 

Conclusión

La infraestructura digital es una pieza del rompecabezas del ecosistema digital. La IA es una tecnología clave de la transformación digital en la que nos encontramos. La IA y el ecosistema digital que la sustenta, son indispensables para mantener nuestra competitividad, atraer inversiones, impulsar el desarrollo económico y social y para afrontar los retos globales que enfrentamos como el cambio climático, la desigualdad o el tratamiento de enfermedades. La IA necesita que desarrollemos habilidades digitales en toda la población para usar y crear nuevas aplicaciones. Además, la seguridad, la privacidad y la ética son aspectos que debemos considerar en el diseño y uso que hagamos de esta tecnología. A ese mismo nivel se encuentra la infraestructura digital. Sin un país hiperconectado y con capacidades para almacenar y procesar datos, el impacto de la IA y sus aplicaciones será limitado en México. 

29 abril, 2024

Lorem