Hablemos del metaverso

En el 2021 Mark Zuckerberg anunció un nuevo nombre para su empresa: Meta. El enfoque de la compañía es hacer realidad el metaverso, revolucionando la forma en la que experimentamos los mundos físico y digital, la economía y la interacción entre las personas. 

Sin duda, parece un plan muy ambicioso que genera muchas preguntas. Sin embargo, eso no ha sido impedimento para que diversas empresas se hayan sumado al proyecto, pues ven gran potencial en sectores como educación, salud, industria, retail, bienes de consumo, entre otros. 

¿Qué es el metaverso?

Aún no hay una definición clara del concepto de metaverso, pero según Cathy Hackl, Chief Metaverse Office, es el lugar donde convergen nuestra vidas físicas y digitales a través de tecnologías como la realidad aumentada, la realidad virtual, el blockchain, el 5G, la computación de borde, entre otras. 

Por otro lado, el metaverso pretende ser una extensión de nosotros, que exprese nuestra identidad y propiedad digital. 

¿Qué podemos esperar del metaverso? 

Las posibilidades empiezan desde un usuario saludando “físicamente” a alguien en el otro extremo del mundo, pero también probando herramientas sofisticadas sin temor a equivocarse.

Por ejemplo, algunas industrias han detectado una oportunidad para capacitar a la gente con ayuda de la realidad virtual. Así, las personas pueden conocer un equipo, aprender a usarlo y a repararlo en un entorno más seguro, lo que también puede reducir el tiempo de aprendizaje. 

Igualmente, un piloto solo necesita unos lentes de realidad virtual para empezar a practicar en su propio helicóptero.

A grandes rasgos, lo que podemos ver es que el metaverso puede ayudar a ejercitar esas tareas manuales y un escenario muy realista y práctico. Ese es uno de sus valores: puedes moverte, recorrer lugares y hacer cosas.

Las cosas que se pueden hacer en el metaverso son diversas porque la tecnología es muy poderosa, además de que hay un gran potencial para construir un mundo muy diferente al que conocemos, aunque no debemos negar que aún hay muchas preguntas.

31 mayo, 2022